Artículo 1521 del Código Civil

El artículo 1521 del Código Civil establece que el vendedor de un bien tiene la obligación de garantizar al comprador la posesión pacífica de dicho bien. Esto significa que el vendedor debe asegurarse de que el comprador pueda disfrutar de la propiedad sin obstáculos, como reclamaciones de terceros o problemas legales.

Además, el artículo establece que si el comprador es despojado de la posesión del bien por una causa anterior a la compra, el vendedor está obligado a hacerle indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

En resumen, el artículo 1521 del Código Civil establece una garantía a favor del comprador en cuanto a la posesión pacífica de un bien, así como una responsabilidad del vendedor en caso de que dicha posesión sea perturbada por causas anteriores a la venta.

Interpretación del Artículo 1521 del Código Civil

El Artículo 1521 del Código Civil establece que «el comprador de buena fe y a justo título adquiere la propiedad de la cosa vendida, aunque después se descubra que el vendedor no era dueño de ella o que la había enajenado a un tercero».

Ejemplo 1:

Juan compra un coche a un concesionario de buena fe y a justo título, ya que la documentación del vehículo estaba en regla y el vendedor tenía la apariencia de ser el dueño del coche. Sin embargo, después de la venta, se descubre que el vendedor no era dueño del coche y que lo había enajenado a un tercero antes de venderlo a Juan. A pesar de esto, Juan adquiere la propiedad del coche porque compró de buena fe y a justo título.

Ejemplo 2:

María compra una casa a una persona que aparentemente era su dueño. Sin embargo, después de la venta, se descubre que el vendedor no era dueño de la casa y que la había adquirido de manera fraudulenta. En este caso, María no podrá adquirir la propiedad de la casa porque el vendedor no tenía la facultad de enajenarla.

En resumen, el Artículo 1521 del Código Civil protege al comprador de buena fe y a justo título, permitiéndole adquirir la propiedad de la cosa vendida incluso si el vendedor no era el dueño legítimo o había enajenado la cosa a un tercero.

Deja un comentario