Artículo 1024 del Código Civil

El artículo 1024 del Código Civil establece que todo aquel que ha construido, plantado o semejado en un terreno que no es de su propiedad, tiene derecho a una indemnización por los gastos y mejoras realizados siempre y cuando dicha construcción, plantación o siembra haya sido realizada de buena fe, es decir, sin conocer que el terreno no era de su propiedad.

Este artículo se refiere a la figura jurídica conocida como «mejoras útiles», que son aquellos cambios que se realizan en un terreno que lo hacen más valioso o productivo. La idea detrás de este artículo es que una persona que ha invertido tiempo y recursos en mejorar un terreno que no es de su propiedad no debería salir perjudicada por ello, siempre y cuando lo haya hecho de buena fe.

Es importante destacar que el dueño del terreno tiene la opción de pagar la indemnización correspondiente para quedarse con las mejoras realizadas por el tercero, o bien, puede solicitar la demolición de las mismas.

En resumen, el artículo 1024 del Código Civil protege a aquellos que han realizado mejoras en un terreno ajeno de buena fe, al otorgarles el derecho a recibir una indemnización por los gastos y mejoras realizadas.

Interpretación del artículo 1024 del Código Civil

El artículo 1024 del Código Civil establece que: «El que compra a non domino una cosa litigiosa o pignorada, adquiere sólo el derecho que el que la enajena tenga sobre ella».

Ejemplo de compra a non domino de una cosa litigiosa

Supongamos que Juan vende un coche a Pedro, pero resulta que ese coche estaba siendo reclamado por una tercera persona en un juicio por un accidente de tráfico. Pedro, al comprar el coche, no sabía de esta situación y pensaba que Juan era el dueño legítimo del vehículo. En este caso, Pedro solo adquiere el derecho que Juan tenía sobre el coche, es decir, no se convierte en el dueño legítimo del vehículo y la tercera persona que reclama el coche puede recuperarlo.

Ejemplo de compra a non domino de una cosa pignorada

Imaginemos que María necesita dinero y decide empeñar su televisor en una casa de empeño. Después de unos días, Luis compra el televisor a la casa de empeño, sin saber que María lo había empeñado previamente. En este caso, Luis solo adquiere el derecho que la casa de empeño tenía sobre el televisor, es decir, el derecho a quedarse con el televisor hasta que María pague la deuda del empeño. Si María no paga la deuda, la casa de empeño tiene el derecho a vender el televisor para recuperar su dinero y Luis no podría reclamar nada.

En resumen, el artículo 1024 del Código Civil establece que una persona que compra una cosa que está siendo reclamada por otra persona (cosa litigiosa) o que ha sido empeñada (cosa pignorada), solo adquiere el derecho que el vendedor tiene sobre esa cosa y no se convierte en el dueño legítimo.

Deja un comentario